Pongan sus cuerpos sobre el engraneje…

Sin miedo… Ya, lo entiendo. Pero… Tiene que visibilizarse el absurdo de la maquinaria, de la violencia, hasta que todos digamos… BASTA!! Es el precio de la desobediencia civil, a veces hay mártires. Y nunca se sabe ni quién, ni cuantos…

“Pongan sus cuerpos sobre el engranaje” Sin miedo… Entréguense a la desobediencia, no hay otra manera.  Imagino a Mario Savio pensando algo parecido en la Universidad de Berkeley el invierno de 1964. ¿Cómo que la universidad no nos deja realizar actividades políticas? Pero ¿cómo es posible que no reconozcan la libertad de expresión y la libertad académica? Sin miedo… es lo único que pudo pensar el rebelde desconocido, el hombre del tanque en la Plaza de Tiananmen. Era 1989. Fue lejos de aquí, pero supongo que así ha sido siempre.

¿Si no, cómo parar el absurdo de la maquinaria?

Anuncios

Acerca de muckrakerpost

Periodista de causas perdidas... Undercover en los medios empezando en el 2.0
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s